Ella es Pequeña Azul, inquieta y bailarina, no para de trastear con sus pasos de baile, sus posturas y sus zapatos. Su baile flamenco es Azul, arrebatado y simpático. Su entorno también es Azul y sus padres son esas proyecciones grandotas que vemos también azules. Todo es Azul en su entorno familiar, aunque tiene amig@s de todos los colores.

Teatro y Danza
Danza
¡¡A VER¡¡

Ella es Pequeña Azul, inquieta y bailarina, no para de trastear con sus pasos de baile, sus posturas y sus zapatos. Su baile flamenco es Azul, arrebatado y simpático. Su entorno también es Azul y sus padres son esas proyecciones grandotas que vemos también azules. Todo es Azul en su entorno familiar, aunque tiene amig@s de todos los colores.

  • Teatro Auditorio de Cuenca
suscribirse a este evento
No se admitirán cambios ni devoluciones de las compras realizadas

Descripción

Ella es Pequeña Azul, inquieta y bailarina, no para de trastear con sus pasos de baile, sus posturas y sus zapatos. Su baile flamenco es Azul, arrebatado y simpático. Su entorno también es Azul y sus padres son esas proyecciones grandotas que vemos también azules. Todo es Azul en su entorno familiar, aunque tiene amig@s de todos los colores.

Uno de sus mejores amigos, es su vecino de la casa de enfrente. Él es Pequeño Amarillo, que baila flamenco de color amarillo, su baile a ratos es suave y ondulado. Él tiene como padres unas proyecciones grandotas de color amarillo a las que quiere mucho, su entorno familiar es amarillo.

Desobedeciendo a su Mamá Mancha Grandota, Azul se va de su casa a buscar a su amigo Amarillo a la casa de al lado. ¡Qué aventura! Qué baile de nervios y alegrías flamencas al encontrarse y abrazarse convirtiéndose en un nuevo color, en unos nuevos personajes, los dos se convierten en Verdes. Ahora los dos Verdes, juegan a bailar por aquí y por allá, se van al parque Verde, se meten en el túnel Negro, suben aquí bajan allá y vuelven con el nuevo color a sus casas. Pero en casa de La familia Azul no reconocen al Verde que entra por la puerta, ni en casa de La Familia Amarilla, tampoco. Vienen los llantos, que se convierten en lágrimas de color Azul y Amarillo, que devolverán sus colores primarios a los personajes.

Los padres al volver a abrazarlos a tod@s y mezclarse con Azules y Amarillos, ellos mismos también se ponen Verdes y entonces descubren lo que pasa. Todos lo celebran contentos bailando por bulerías.

Información

Localización Más información...
Fechas y horarios
Precios
Público recomendado Familiar
Duración 50 minutos